Con Brillo de Cristal. Cerámica Mayólica.

Sin importar cuál sea la arquitectura, pocas piezas son tan decorativas como la cerámica Mayólica, su extraordinaria plasticidad y luminoso colorido dan a los ambientes una estética naturalista y refrescante que invita a permanecer o dejarse llevar por el lugar. Un arte de fusión que propone toques europeos antiguos con raíces lejanas y exóticas para ser volcados de manera perfecta dentro de un espacio de vanguardia.

Mayólica hace referencia a un tipo incomparable de cerámica vidriada elaborada a mano y obtenida mediante un método basado en óxido de plomo y estaño. Originada en el siglo XI en Medio Oriente desde donde es introducida en Europa en el siglo XIII a través de las rutas de Sicilia y Mallorca para más tarde desde allí ser difundida por el continente.

Los misterios en torno a la manufactura de la porcelana china hicieron que los artesanos árabes y posteriormente europeos buscaran imitarla, es así que en Europa se realizan piezas con una base blanca a las cuales se le aplicaba una amplia gama de colores y diseños, alcanzando ya en el siglo XVII y XVIII bellas piezas vidriadas de vibrante colorido.

Con el descubrimiento del secretismo de la porcelana china se produce a fines del siglo XVIII una vasta introducción de la porcelana en Europa, acarreando un declinar de la cerámica Mayólica y haciendo que muchos artesanos cerraran sus talleres. Sin embargo, fue a mediados del siglo XIX cuando resurge con fuerza este encantador arte produciendo objetos de gran colorido y rusticidad obtenidos de esmaltes con plomo y fundentes con óxidos metálicos, como el violeta manganeso, azul cobalto, el verde cobre, rojo cloruro de sodio y el amarillo antimonio.

Es en este período cuando la cerámica Mayólica desarrolla motivos en relieve y de diversa temática predominando lo naturalista, tales como flores y frutas las que se aplican en platos, fuentes, jarrones o jardineras y en un sinnúmero de objetos decorativos y utilitarios, alcanzando  gran aceptación y popularidad para ser llevados en interiores o jardines de la época. Importantes talleres europeos como Wedgwood, Herber Minton y George Jones y Holdcroft en Inglaterra, así como Sarreguemines, Saint Clément, Lunéville y Choisy – le – Roi en Francia, sin dejar de mencionar las fábricas alemanas de Villeroy y Boch, dieron apellido  a este bello arte antiguo de la arcilla vidriada de vibrante colorido y que hoy llama la atención de quienes buscan piezas exclusivas que combinen lo contemporáneo con toques de historia, belleza artística, con lo natural y los viajes por el mundo.

Por | 2018-06-16T17:49:05+00:00 enero 22nd, 2018|Antigüedades|Sin comentarios