Cargando...

Desde Nuestras Raíces. Arte Mapuche

La Colección “Arte Antiguo“  te invita a descubrir el fascinante mundo del arte y la orfebrería mapuche. Hagamos un poco de historia…

El pueblo mapuche conocía la metalurgia de manera incipiente en época prehispánica. Sin embargo, la mayor riqueza de estilos, forma y técnica dentro de ésta, se desarrolló a partir del contacto araucano – español, cuando plateros españoles aportan conocimientos de orfebrería en plata. Esto permitió que el pueblo mapuche desarrollara hábilmente con sello y estilo propio lo que se denomina en la actualidad platería mapuche.

Dichos objetos eran confeccionados de la fundición de cubertería y monedas de plata, producto de un intercambio comercial basado en el ganado a cambio de monedas. A partir de 1882 las monedas contienen plata y níquel, material del cual se comienza a confeccionar la llamada “plata araucana”. La prosperidad del pueblo mapuche trajo como costumbre que cada cacique contara con su propio platero, el cual confeccionaba las piezas para la familia, como aquellas de uso cotidiano (pipas, mates, peines); artículos de apero del caballo (fustas, estribos y espuelas), pero sobre todo bellas alhajas para las mujeres lo que dio renombre a esta platería.

El boom de la platería mapuche perduró aproximadamente hasta 1930. Y en la actualidad, con afán de recuperar la tradición, han surgido artesanos dedicados a reproducir y recrear piezas antiguas.

Muchas piezas de platería mapuche se pueden admirar dentro de nuestra tienda. Contamos con una interesante colección perteneciente a fines del siglo XIX y comienzos del XX, entre las que destacan joyería, objetos de uso cotidiano y artículos de apero del caballo.

Las primeras joyas mapuches, usadas hasta fines del siglo XVIII, fueron confeccionadas de láminas (pequeños aros y tupus o alfileres). A partir de entonces comienza el auge de la platería mapuche la que durará hasta 1930. En este lapso de tiempo se crearon originales y magníficos diseños, algunos compuestos de cadenas, placas y otros de tubos de plata con el intercalado de pequeñas cuentas de vidrio (chaquiras), muchos materiales obtenidos producto de un intercambio con el pueblo español.

Trarilonco tradicional

Cada pieza es única, la originalidad de formas y diseños es indiscutible, su arte estaba alejado de formas estéticas europeas o de otros pueblos de América. Sus elementos de fusión y autóctonos, se conjugan de tal forma que la pieza los absorbe y recrea un modelo único y propio de esta cultura. Entre los adornos pectorales más llamativos se distinguen el sekil de placas, sekil de tubos, kill kai; trapelakucha de tres cadenas, trapelakucha de cruz, el tupu y el punzón. En tanto, la cabeza era engalanada con el trarilonko y nitrowe y las orejas con llamativos aros.

Cuando el pueblo mapuche logró acuñar gran cantidad de monedas de plata (siglo XIX), las joyas se multiplicaron, aumentaron de tamaño y crearon nuevos modelos, incluso se fundieron antiguas piezas reutilizando así el material. El porcentaje de níquel que con posterioridad se incorporó a las monedas (1882) no mermó la calidad y belleza de los objetos. Desde ese entonces y hasta 1930 el quehacer artístico, los valores y creencias plasmados en esta joyería permiten que este arte trascienda más allá del tiempo.

Por | 2018-06-16T17:49:05+00:00 enero 23rd, 2018|Antigüedades|Sin comentarios